El Mundial es Historias: 19. “Veintidós meses de seriedad”



México empezó a perder en octavos el día que se clasificó. Ya lo explicaba la falta de euforia: el segundo lugar, y no el primero que hubiese asegurado con un empate contra Suecia, habría evitado su cruce contra Brasil. El amigo fachero. O quizás haya empezado a perder en 1994. Desde ese Mundial siempre los cuartos de final son sólo el horizonte. Por séptima vez consecutiva el Tri quedó eliminado en la misma instancia. La herida de una generación.
La séptima eliminación consecutiva en dicha instancia le sacó el gusto a aquella victoria inicial a Alemania. Ese resultado le serviría a Brasil y a los otros candidatos para ya no cruzarse con la bestia mundialista, antes de que pudiera reeditar el concepto que define a los número uno del tenis: quedan afuera en primera ronda o llegan a la final.
Brasil lleva veintidós meses de seriedad: desde que asumió Tité. La formación se recita, las características se complementan y el líder es quien debe serlo. Cuando a Neymar lo invitaron a polemizar con el técnico rival, Tité le sacó el micrófono para decir que existen distintos pesos en el fútbol, distintas categorías: si el que había hablado era el entrenador, el que debía responder era el entrenador.
Eduardo Galeano se quejaba de que todos los técnicos de la selección brasileña, de reputación eterna gracias al talento de negros y mulatos, hayan sido blancos. Tité no es Dunga igualmente.
Juan Carlos Osorio, el colombiano que dirige a México, llegó vapuleado por la opinión pública y mediática, y se retira considerado en su punto justo. Difícilmente le resulte suficiente para continuar. Tampoco se sabe si seguirá José Néstor Pekerman, el argentino que dirige a Colombia. En su caso, llegó amado y, más allá de haber atacado recién cuando perdía frente a Inglaterra, se marcha igual de querido.
La revista Don Julio recordó que “en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia en 2014, Juan Manuel Santos venció con el 50,75% de los votos; Óscar Zuluaga, el otro candidato, obtuvo el 45%. El 2,55% (más de 200 mil personas) escribió dentro del sobre el nombre de José Pekerman”.
El mestizaje mejora al fútbol. Vean a los japoneses, si no. Se juntan, no erran pases, hace rato desoyen el preconcepto de que corren y se ordenan como únicas virtudes. No quisieron atacar en esos últimos minutos contra Polonia, ni siquiera adelantarse: un posible contraataque rival los sacaba de la Copa. Pero en el último minuto en sus octavos de final, enviaron un córner al área y Bélgica sacó la contra más perfecta que se haya visto: 10 segundos y 6 toques en velocidad para sacar a Japón de la Copa antes del alargue.
Entre los clasificados a cuartos, Bélgica merece su mención. Pero seguramente también la merezca más adelante.