Dime cómo juegas y te diré quién eres: 7. Salir jugando

“Cuando salíamos jugando en Boca, el mundo ya lo hacía. Menotti ya lo había hecho en la selección décadas antes. ¿Asumimos un riesgo si nos presionan? Sí, obvio. Pero el rival tiene que hacer un esfuerzo. Debe venir a buscarme, lo voy a cansar. Dirigiendo a la selección mexicana, contra Brasil en la Copa de Confederaciones, como Kaká y Ronaldinho no corrían para presionarnos, salimos siempre limpio del fondo y los pasamos por arriba. Me dio un parámetro de que a los equipos sin lucha se les gana con juego. Igual hay que fijarse de qué se trata: hay verseros que dicen que salen jugando pero no sacan la defensa a mitad de cancha. De eso se trata, de que el central pase con pelota dominada si no salen a marcarlo y no se saque el problema dándole la pelota al volante”.
Lavolpe

“En los entrenamientos priorizamos la construcción del juego. Y los arqueros deben trabajar involucrados porque representan la filosofía de un equipo. El arquero inicia, es el protagonista principal. La característica del equipo depende de la suya. Para nosotros el francés Lloris es clave; muchos ataques arrancan en él. Sabemos jugar largo, pero tratamos de no dividir”.
Pochettino

“La gente fue entendiendo el pase atrás en el Lanús campeón. Pochettino dijo en Olé que el arquero genera la filosofía de un equipo y coincido. Para nosotros Monetti era fundamental. Es cierto que en un partido hay muchos momentos y a veces, faltando 2 minutos, el partido se diluye y hasta a mí me dan ganas de entrar de 9 para que me tiren un centro. Pero los jugadores son los que toman las decisiones. Y ellos tienen que estar confiados y convencidos de una manera”.
Almirón

“El triángulo en la salida no es sólo cuestión de coraje. Si fuera por coraje sería fácil. Es cuestión fundamentalmente de tener el material para hacerlo. Si esa manera de jugar no condice con las características de los jugadores, se arma un fútbol previsible, lleno de errores. Además, si hacemos todos lo mismo, terminan ganando los que tienen mejores jugadores. Pero lo que vemos en la televisión parece ser lo único que sirve. Entonces copiamos lo de afuera. Y el periodismo no sólo avala sino que además no contempla que haya otra manera”.
Zubeldía

“¿Es una obligación salir jugando? No, es una circunstancia. ¿Es mejor para el equipo? Por supuesto, si salimos jugando vamos a tener superioridad numérica desde el fondo. ¿Lo podemos hacer? A veces sí y a veces no. ¿El equipo está capacitado para llevarlo adelante? No siempre”.
Bernardi

“Si el técnico pide salir jugando y no tiene defensores acostumbrados, puede convertirse en un caprichoso”.
Desábato

“La tenencia hay que entrenarla mucho. A mí no me gusta el riesgo en la salida. Prefiero algo más simple, más directo. Con la selección ecuatoriana, cuando el 5 rival se metía entre los centrales y los laterales subían, para nosotros era maravilloso. Si robábamos en el medio, nuestros extremos encontraban todas las facilidades. Supongo que así ensayarán los equipos españoles para jugar contra el Barcelona. El tema es que al Barcelona no se la pueden robar”.
Quinteros

“Hago hincapié en tenerla, en cómo usarla, en la superioridad numérica, que es lo más importante para construir el juego. En los metros finales se puede apelar al desequilibrio individual. Por eso allí juegan los futbolistas de esas características. Pero en la primera fase hay que lograr ser uno más que los rivales que aprietan. La clave es la amplitud, estar separados, para que el rival no pueda marcar fácil. Es cierto, es un riesgo: si la perdemos quedamos separados para defender. En todo caso, hay que asumir el riesgo de la amplitud. No me gusta imponer sino convencer. Schunke es un ejemplo de satisfacción para mi cuerpo técnico. En Estudiantes terminó teniendo el timming perfecto de cuándo soltar la pelota y la velocidad del pase. Porque esa es la clave: el pase siempre tiene que ser en ventaja para el compañero”.
Milito

“Hace años quería salir jugando siempre. Hoy me paro en la mitad. En los momentos para hacerlo. Un arquero no puede dar un pase entrelíneas por el medio sino que debe dársela cerca al central, abierta al lateral o larga a un delantero. Cuando el rival nos presiona, no entiendo para qué hay que asumir un riesgo. Al contrario, yo les digo a los míos que es el momento de tirársela larga al 9; va a tener espacios para recibir porque en la presión del rival, los volantes se adelantaron. Con la larga vamos a sortear una aduana de 5 o 6 jugadores del contrario y cuando la pare el 9, los nuestros van a ir a acompañarlo porque el tesoro está arriba. Las dos cosas sirven. A mí no me gusta morir con el plan A. Yo quiero vivir con el plan A, el B y el C”.
Mohamed